<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d30372016\x26blogName\x3dEl+Blog+de+Foto\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unblogdefoto.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unblogdefoto.blogspot.com/\x26vt\x3d-2843663963732985493', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Análisis de medio: revistas musicales Rockdeluxe y Los Inrockuptibles.

No todos los nobles intentos son justos aciertos (o el dilema de la fotografía en los medios de difusión musical)

Por Felipe Mardones

Una revista como Rockdeluxe, de la cual estudiaremos su edición número 253 correspondiente al mes de noviembre de 2005, se dedica a difundir información sobre música independiente a escala global, tratando de mezclar esta sobrecarga de nuevos sonidos con algún reportaje o crónica sobre autores contemporáneos más clásicos. El intento de Los Inrockuptibles, de la cual analizaremos el número 83 de la edición argentina, se asemeja al de la publicación española, pero con referencias musicales más locales o regionales.

Lo cierto es que ambas revistas intentan mezclar la información, el discurso creado por el periodista, ya sea entrevista o crónica, con imágenes referentes a tal o cual artista. Sin duda existe una motivación estética relacionada al tipo de imágenes, pero también un anhelo de lograr transmitir cierta esencia de sus contenidos y así transformar el discurso en una unión más o menos perfecta entre lo pictórico y lo escrito.

Para bien o para mal ambas revistas se mueven bajo estas normas y en general toda la prensa relacionada a lo musical. Sin ser injustos podemos señalar que sólo algunas convierten este noble intento en un acierto.

Rockdeluxe, una publicación española que hace más de dos décadas ha escarbado en el entretenimiento musical, se apunta como un medio que acierta en la elección de sus imágenes. Desde la portada hasta su contenido interior vemos cómo la mezcla de lo que se dirá con la fotografía está bien lograda. Por ejemplo, en el apartado sobre crítica de presentaciones en vivos, los pequeños textos que van acompañados de fotografías logran transmitir lo que el periodista rescata del espectáculo.

Ejemplos:

1.- Abajo en la imagen se lee: "Kele Okereke: post-punk grandioso" y en texto que la acompaña se resalta lo emocionante del show de Bloc Party.

2.- La leyenda de la imagen dice "Colleen: demasiado sola, demasiado trabajo". En el texto que acompaña la foto se menciona lo complicada que luce la mujer en su presentación.

También en Rockdeluxe, las páginas centrales las ocupan los platos fuertes, que casi siempre es la portada, o sea, los textos principales de la publicación. A continuación le siguen pequeñas crónicas o entrevistas menores sobre bandas que o han publicado un disco nuevo o visitaran España en gira promocional. Independiente de los motivos, la revista otorga igual importancia al factor imagen en ambos tipos de textos. Por ejemplo, en el caso del número que analizamos, el trabajo fotográfico central realizado al músico Enrique Moreno y Sonic Youth no difiere del que el trío femenino de arty punk llamado Les Georges Leningrad.

Ejemplos:

3.- La imagen presenta al músico Enrique Morente quien acaba de publicar un nuevo disco en que han colaborado los Sonic Youth. El texto se refiere a esta sorprendente relación musical.

4.- Les Georges Leningrad presentados como un nuevo accidente dentro del punk más arty. La imagen no hace más que confirmar los dichos de Rockdeluxe.

Con los ejemplos dados podemos ver cómo opera Rockdeluxe y cuales son sus aspiraciones al montar determinada imagen sobre un texto en particular. Ambos soportes son igualmente importantes para los españoles y el trabajo de selección y búsqueda es notorio.

Por otro lado, tal realidad se escapa al trabajo realizado por los trasandinos de Los Inrockuptibles. Esta publicación es el hijo argentino de la revista francesa Les Inrockutibles, y en su contenido mezcla la realidad musical los argentinos más algunas reseñas a los países vecinos, sin alejarse demasiado en las latitudes. Al contrario que Rockdeluxe, la revista argentina no apela a presentar ni la portada ni en las páginas que la siguen alguna relación entre imagen y texto. Aquí vemos un ejemplo, la portada apela a resaltar que la islandesa Bjork ha publicado un nuevo disco en que el único soporte es la voz….Lamentablemente, la imagen que ocupan no concuerda con un encabezado como “Bjork levanta la voz”

Ejemplo:

5.-

Luego y a medida que la información avanza, el desequilibrio entre las variables texto e imagen se vuelve más notorio. Es evidente, entonces, que de parte de Los Inrockptibles no existe más que en ánimo funcional de entender las imágenes como una especie de registro de presentación del artista o banda. No se trata de que olviden el soporte visual como una acercamiento necesario del lector al texto, sino que dejan de lado la relación entre ambos. Digamos que la disposición entre texto e imagen en Los Irockuptibles desentona.

Algunos ejemplos para entender esto:


6.-Junior Boys es presentado como la cara de un puro personaje, cuando en el texto se habla de un duo canadiense que tras la salida de su última placa dio una vuelta de tuerca a la industria musical

Finalmente, si entendemos la música como la transmisión de mundos interiores a través del sonido, la fotografía debería rescatar esta actitud o concepto y en ultima instancia los medios de difusión musicales deberían ser capaces de entender ambas realidades, combinarlas y sumarlas a un texto escrito. Con esto intento decir que el trabajo de las ediciones del tipo Rockdeluxe e Inrockuptibles debería apelar a generar una vitrina en donde el discurso sobre un artista mantenga un correlato con el apoyo visual que se tiene de él.

Claramente esto implica establecer una relación más profunda con la fotografía musical, entenderla no como el mero mecanismo para obtener una especie de galería promocional de los artistas, sino que una herramienta para capturar los motivos que esconde una obra o autor musical. Más cerca de esto esta Rockdeluxe, mientras que los Inrockptibles no abandonan una posición cómoda y poco osada, cuando la propia música no es más que atrevimiento y evolución.

« Home | Next »

» Post a Comment